DONA AHORA

QUÉ HACEMOS

La Fundación Europa Paz (FEP) es una organización internacional sin ánimo de lucro enfocada en el mejoramiento de las condiciones de salud en poblaciones afectadas por desastres naturales y conflictos armados.

La FEP brinda recursos materiales y profesionales para aliviar las crisis humanitarias, restablecer los servicios de salud y fomentar la salud preventiva en áreas donde las emergencias naturales o políticas han desestabilizado el acceso a la salud. En la actualidad, nos enfocamos principalmente en regiones de África, Asia y el Medio Oriente.

La FEP hace un seguimiento cercano de los eventos en las áreas afectadas. De esta forma, comprendemos sus necesidades y estamos dedicados a ampliar el acceso a la atención médica primaria y especializada, distribuir medicamentos y suministros médicos, promover la educación sanitaria para prevenir enfermedades tratables, administrar campañas de vacunación y donaciones de sangre, y proporcionar servicios psicológicos postraumáticos.

 

PROGRAMAS DE SALUD

 

La Fundación Europa Paz (FEP) se compromete a proporcionar medicamentos, equipos y servicios médicos profesionales a personas que han sido víctimas de conflictos armados y desastres naturales. En situaciones de crisis, los servicios de salud se convierten en la necesidad más urgente, una necesidad que tanto los gobiernos como las comunidades locales difícilmente pueden satisfacer.

La FEP defiende el principio del acceso a la salud como un derecho fundamental para todas las personas. Así, hacemos un llamado a los gobiernos, a las organizaciones internacionales y a las empresas para que faciliten la distribución y el suministro de medicamentos de bajo costo a quienes más los necesitan. Ciertamente, la salud es la base para construir una sociedad pacífica y productiva. Sin servicios de salud y medicinas, las comunidades no pueden prosperar ni recuperarse de los conflictos o desastres.

En muchas ocasiones, las comunidades rurales de los países en vías de desarrollo padecen la falta absoluta de servicios de salud y centros médicos. Esta carencia fundamental obliga a los habitantes de estas áreas marginadas a tener que desplazarse hasta las ciudades en busca de atención médica. Esto implica para ellos un elevado costo económico, dificultad para hacer seguimiento a los tratamientos médicos y, en no pocas ocasiones, un riesgo general para su salud. En tiempos de crisis, sin embargo, esta carencia de atención médica se agrava, incrementando el peligro de brotes de enfermedades contagiosas e incluso el riesgo de muerte en enfermedades tratables. Estadísticamente, las mujeres y los niños son las personas más vulnerables a enfermedades que pueden prevenirse, así como a la desnutrición y los traumas, por ello, la FEP se compromete a ofrecer un cuidado de salud básico a las personas más necesitadas.

 

Lucha contra las enfermedades tratables y la desnutrición

El colapso de los sistemas de salud pública en épocas de crisis deja a las comunidades en estado de vulnerabilidad. En este contexto, muchas enfermedades que en el siglo XXI no deberían representar riesgos mortales o sanitarios, como la poliomielitis, el cólera, la fiebre tifoidea y la disentería, resurgen y amenazan convertirse en epidemias. Una dieta deficiente, además, contribuye a esta vulnerabilidad y la capacidad de combatir enfermedades. De otro lado, un conflicto bélico prolongado disminuye en gran medida la seguridad alimenticia y nutricional de las personas afectadas. Por estas razones, la FEP busca poner a disposición de estas comunidades medicamentos genéricos y vacunas para las enfermedades tratables, así como vitaminas, desinfectantes y suministros de primeros auxilios.

 

Servicios psicológicos postraumáticos

Los daños ocultos de un conflicto armado son las cicatrices psicológicas que muchas víctimas deben soportar por el resto de sus vidas. Por ello, es prioritario que como parte de la reinstauración del sistema de salud después de un conflicto armado también se tomen en consideración las necesidades psicológicas de las víctimas. De esta manera, podemos ayudarles a recuperar la sensación de seguridad y confianza y a que se conviertan en miembros activos de la sociedad y su reconstrucción. Los niños que han estado expuestos a la violencia de forma prolongada necesitan el apoyo de profesionales capacitados para proporcionarles una visión de futuro alternativa en que haya espacio para la paz y la prosperidad. Al mismo tiempo, si los traumas severos y el trastorno de estrés postraumático no son tratados, estos pueden obstaculizar las iniciativas de construcción de un mejor futuro.  En la FEP ponemos al servicio de estas comunidades psicólogos especializados en recuperación postraumática; asimismo, buscamos impartir talleres y capacitar a los maestros y líderes de la comunidad en servicios psicológicos y sociales, así como proporcionar materiales a padres e hijos y crear redes de apoyo y confianza.

 

Puestos de salud y ambulancias

En tiempos de crisis, las comunidades remotas y empobrecidas se enfrentan a la inexistencia de suministros y servicios médicos. Además, la limitada calidad de la infraestructura vial limita el acceso de estas comunidades a ciudades más grandes donde pueden encontrar tratamiento médico. Estas carencias se suplen con la construcción de puestos de salud estratégicamente ubicados y con la adecuación de una ambulancia en cada uno de ellos. Por lo general, los pacientes buscan atención médica cuando se encuentran en un estado de enfermedad avanzado o incluso grave. Por estas razones, en la FEP construimos puestos de salud equipados con medicamentos, suministros y personal médico capacitado; centros médicos que actúan, también, como centros de vacunación, atención prenatal, y espacios para llevar a cabo campañas de donación de sangre y capacitaciones en primeros auxilios. A su vez, equipamos cada ambulancia para la atención crítica avanzada, la donación de sangre móvil, la salud de la mujer y atención natal, y el cuidado dental.