• Calle de la Oca 63, Pasillo, Local 3
  • (+34) 910 231 214
  • info@fundacioneuropa.org

Aarón Salas Saiz

Este martes, Estados Unidos ha vuelto a la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura, más conocida como la Unesco. En 2018, EEUU salió de esta organización y ha vuelto tras la celebración de una ceremonia donde se pudo ver a la primera dama estadounidense Jill Biden, que declaró que los “mayores desafíos de nuestro tiempo no se pueden resolver desde el aislamiento”.

“El presidente Joe Biden es consciente de que si queremos crear un mundo mejor, Estados Unidos no puede hacerlo solo, debemos ayudar a abrir el camino. Por eso estamos tan orgullosos de volver a formar parte de la Unesco”, ha declarado y recordado Jill Biden en la sede que se sitúa en París, Francia.

El 10 de julio EEUU volvió a ser parte y tener su estatuto de miembro, pero fue este martes cuando se celebró la ceremonia.

La salida en 2018 se dio con Donald Trump, aunque no fue la primera vez ya que en 1984 se salió con el presidente Ronald Reagan. Trump acusó a la Unesco diciendo que tenía posturas antiisraelíes.

La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, ha declarado que “en este tiempo de desunión, de división, de amenaza existencial para la humanidad, reafirmamos hoy y aquí nuestra unión”.

Se concertó un acuerdo en el que EEUU, pagaría de manera progresiva la deuda que acumula de 619 millones de dólares desde Washington.

“La injusticia y la corrupción, la pobreza y el hambre, las catástrofes climáticas y las enfermedades no se contienen con las fronteras. Algunos de los mayores desafíos de nuestro tiempo no se pueden resolver desde el aislamiento”, tal y como dijo la primera dama estadounidense.

26/07/2023